El camino de entrada (y salida) del Dolor Crónico

Experiencias infantiles desafiantes

Durante la infancia, el sistema nervioso aprende a detectar el peligro. Con cada experiencia que se siente física o emocionalmente insegura, el cerebro aprende a entrar en modo protector más rápidamente y su «sistema de alarma» puede volverse cada vez más sensible.

Estrategias de afrontamiento

Cuando se enfrentan a desafíos, los niños a menudo tratan de reducir el conflicto comportándose perfectamente. Esta puede guiarlos a
convertirse en perfeccionistas y complacientes en la edad adulta. El costo que conlleva es un estado aprendido y continuo de tensión y vigilancia en el sistema nervioso.

Experiencias de Salud

Los temores de salud durante la infancia pueden tener un gran impacto en la forma de proteger el sistema nervioso. Cirugías mayores, lesiones o diagnósticos incorrectos pueden llevar a una catástrofe del dolor, aumento de la actividad de la amígdala y una experiencia más intensa del dolor.

Estrés de adultos cotidianos

Cuando un sistema nervioso sobreprotector se encuentra con el estrés cotidiano de la edad adulta, a menudo responde produciendo síntomas físicos. Esto puede aparecer en forma de dolores de cabeza, problemas de estómago, tensión muscular, dolores de espalda, frecuencia cardíaca rápida y muchos más.

Grandes eventos de la vida

Al igual que las tensiones cotidianas desencadenan síntomas físicos, los cambios importantes en la vida a menudo pueden coincidir con el desarrollo de síntomas nuevos o empeorados. Los acontecimientos frecuentes incluyen:

  • Cambio en el estado de relación
  • Cambio de vivienda
  • Muerte o pérdida de un ser querido
  • Cambio de empleo o de carrera
  • Discriminación en curso
  • Cambio de posición financiera
  • Participación en una relación abusiva
  • Evento traumático

Síntomas crónicos

En cualquier momento, un sistema nervioso hiperactivo puede alcanzar su punto de inflexión y comenzar el ciclo de los síntomas crónicos. Estos síntomas pueden comenzar con una lesión, una patología subyacente o aparecer de la nada. Algunos ejemplos comunes son:

  • Migrañas
  • Fibromialgia
  • Fatiga
  • Dolor de espalda
  • Dolor de cuello o hombro
  • Dolor de mano o de muñeca
  • SDRC
  • Dolor de rodilla
  • Dolor en las piernas o en los pies
  • Neuralgia del trigémino
  • SII y otros problemas gastrointestinales
  • Dolor persistente por una lesión
  • Otros síntomas que duran > 3 meses

Vías neuronales aprendidas

El sistema nervioso es excepcionalmente plástico, lo que significa que puede adquirir hábitos fácilmente. El dolor es uno de esos hábitos. Cuanto más “practica” el sistema nervioso la activación de un determinado síntoma, más fácil le resulta activarlo una y otra vez.

Cambios cerebrales

A medida que el dolor se vuelve crónico, muchas personas experimentan un ajuste de sensibilidad. El cerebro se vuelve cada vez más protector, detectando el peligro y desencadenando una respuesta de dolor incluso cuando no hay peligro presente.

Estrés y cambios relacionados con el dolor

El dolor crónico no solo afecta el cerebro, afecta todos los aspectos de la vida, incluidos:

  • Niveles de actividad física
  • Vida social
  • Relaciones
  • Identidad
  • Salud mental
  • Rutina diaria

La espiral descendente

Injustamente, los cambios en el cerebro y los cambios en la vida que acompañan al dolor crónico alimentan el dolor. Las actividades que alivian el dolor de forma natural y liberan “sustancias químicas felices” se restringen, mientras aumentan el miedo y la vigilancia.

Conocimiento

El cerebro procesa el dolor crónico usando su sistema de miedo. Para revertir el ciclo del dolor, la parte racional del cerebro (la corteza prefrontal) a menudo necesita involucrarse más. El simple hecho de aprender cómo funciona el dolor puede ayudar a que la corteza prefrontal desempeñe un papel más importante.

Autodescubrimiento

Para ayudar al sistema nervioso a sentirse seguro nuevamente, es fundamental comprender qué lo hizo sentir inseguro. Esto se puede completar a través de ejercicios de escritura guiada o con la ayuda de un profesional. Una comprensión del viaje del sistema nervioso hacia el dolor proporcionará un mapa más claro de la salida.

Recableado dirigido

El proceso de volver a cablear las vías neuronales del dolor crónico requiere experimentación, paciencia y consistencia. Las técnicas respaldadas por la ciencia, como las que se encuentran en la aplicación Curable, pueden ser de gran ayuda en este proceso. Las técnicas comunes incluyen:

  • Educación en ciencias del dolor
  • Meditación guiada
  • Visualización guiada
  • Imágenes motoras graduadas
  • Terapia de conducta cognitiva
  • Escritura expresiva
  • PT centrado en el cerebro
  • Apoyo social/de pares
  • y muchos más

Nuevas vías neuronales

Armado con una nueva perspectiva sobre el dolor, es posible comenzar a enseñar nuevos trucos a un viejo sistema nervioso. La alegría, el juego, la gratitud y la actividad física son hábitos poderosos que liberan sustancias químicas naturales que alivian el dolor. Cuanto más se practiquen estos nuevos hábitos, más cómodos se sentirán en el sistema nervioso.

Una nueva perspectiva

Seguir estos pasos puede reducir en gran medida los síntomas físicos, pero ese no es el único beneficio. El trabajo que se necesita para desaprender el dolor crónico impacta cada aspecto de la vida, lo que permite una comprensión más profunda de uno mismo, mejores relaciones, un mayor disfrute de la vida cotidiana y una relación amorosa con el cuerpo.